jueves, 25 de junio de 2015

El libro después de la vida






El libro después de la vida



Dejamos pasar los días,
atravesamos tiempos de nubes
y cielos dorados,
tu pareces tan segura,
y después tan  confundida...

Sales y caminas con tantas cosas que hacer
y yo me ocupo tratando de no pensar,
a veces me canso de hablar solo,
de no ser escuchado...

Y estoy seguro que alguien sigue nuestra historia,
y se emociona con ella,
se entristece,
se repone
y se limpia las lágrimas para seguirnos leyendo...

No hay nada que hacer cuando se hizo todo,
no hay a donde ir cuando se ha ido y regresado,
no hay forma de pasar por tu calle y detenerme para verte salir,
no hay nada que no haya sido antes...

Y estos días se pasan tan rápido
y los cuento lentamente,
mirando con fuerza el reloj en la pared,
hasta verlo detenerse,
hasta sentir como todo se dilata
como todo es lento
y ver solo mis manos veloces,
como te escriben...

Que ganas tuve de tenerte solo mía,
de retenerte por la fuerza,
obligándote a mirar mis ojos
y así romper con eso que alejaba a los tuyos de mi,
y que cediera la fuerza de tus hombros ante la desesperación de mis manos,
que vieras al hombre frente a ti,
y reconocieras quien soy...

Tu ultima voz se quedo conmigo,
y los días se siguen alejando,
se siguen nublando,
como un mar en retirada,
como una triste madrugada...

Intento descifrar lo que es la vida desde que te fuiste,
quiero saberlo cada vez que no regreso,
si conocerse es reír y estar muy juntos solo un tiempo,
para después alejarse y extrañarse,
ocupándose de todo para no pensar en nosotros...

 Leí tantas veces tus ojos,
como si fueras mi libro favorito,
me visitaste tantas veces en mi estado de dolor nocturno,
que creo que eso es la vida;
estar juntos sin importar nada,
sin importar que yo te amé mas que a nada,
sin importar que tu no me hayas querido...

Y ahora que veo como perdemos el tiempo
en importantes cosas estúpidas,
en buscar la forma de validar nuestro abandono,
se que lo mas importante de vivir
es estar juntos,
es amarte sin esperar nada,
y dejarte amarme sin darme nada...

Y ahora que veo como nos perdemos en el tiempo,
no me queda mas que decirte que te extraño,
que no dejemos pasar los días,
que atravesemos los tiempos nublados juntos,
hasta llegar a los días dorados,
que no me dejes morir así,
por que la vida es la única forma de estar juntos,
por que después solo seré un libro,
uno triste,
el mas triste de todos...



The Sunblackure...













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.