lunes, 11 de enero de 2016

M......





M.....
(La tercera configuración de la Princesa)


Tu,
La niña que desapareció hace 23 años,
Te recuerdo bien,
Las dimensiones perfectas de tu cuerpo,
Tu cabello de fuego negro,
Tu piel blanca inigualable,
Tus labios rojos carnocitos,
Tu nariz respingada,
Tu voz firme
 y tu acento tabasqueño,
La más hermosa de todas las configuraciones,
A quien conocí y perdí en el mes de enero,
Como un ciclo marcado, del día 23,
Cuando nos vimos a la distancia
Y los dos supimos que sería la última vez...

Sólo nos mirábamos durante un año,
Hermoso juego de tus ojos,
Que así me hacían tuyo,
Después al fin el acercamiento,
Cuando tan cerca hablamos
Y me fui feliz...

Las cartas escritas a mano,
Hasta doler,
Indescriptibles,
Las más hermosas ,
Luminosas y llenas de color,
Los dibujos de ti,
Y la creación del sol en mi carpeta,
El sol hermoso abrazado por la Luna,
En amarillo y azul...

Tu me configuraste,
En felicidad,
Para después mostrarme el significado del dolor...

Un día vi,
Lo que apartó tus ojos de mi,
Y fui a ti,
Y dejaste Feliz que me acercara
Y vi el gusto de tus ojos por tenerme,
Y viste algo en los míos,
Que te inquieto,
Te dije la verdad,
Que lo sabía todo,
Y todo cambio,
No pudiste verme más a los ojos,
Y enojada,
Apenada corriste,
Y fui detrás de ti,
Te dije lo mucho que te quería,
Y dudaste en irte,
Querías quedarte,
Pero la vergüenza te soltó de mis manos,
Dos o tres días más fue así, 
Hasta que te deje ir....

Paso año y medio, 
Donde yo siempre me quedaba cerca,
Cientos de cartas mojadas por mis ojos,
Y unas lindas amigas confidentes me cuidaban,
Y tu te mantenías cerca pero distante,
No se cuanto escribí,
Fue agotador no poder escribir más por el cansancio convertido en dolor sobre mi mano derecha y las letras interminables en mi mente...

Pinte mi sol de negro,
Y así continúa hasta hoy,
23 años de oscuridad,
Cumpliéndose el 23 de enero...

Te amé 7 años después de que te fuiste,
Nunca supiste de las cartas,
Ni  lo que fuiste en mi,
No sabes del sol,
Ni de la hermosa historia a la que perteneces,
Sólo una lo sabe...

Te escribí 7 años más,
Hasta que apareció la cuarta configuración de la Princesa,
Sin duda para ti fueron más de mil cartas,
Todas desaparecidas hoy,
Las de tu tiempo quemadas,
Como quemaré pronto lo que resta de la sexta configuración,
Las de los 7 años restantes están encapsuladas,
Para el tiempo...

Se que me amaste como todas,
Pero cediste al instinto de mujer,
Igual que todas,
Y te dije la verdad,
Que lo sabía
Y me aparte de ti...

Aunque deje de soñarte hace 23 años,
Aún de pronto creó verte en la calle,
Cuando veo cabellos de fuego negro,
Buscó sus caras
Y buscó tu carita bonita,
Y no,
Nunca eres tu...

Marina,
No hay fotografía tuya que pueda quemar,
No hay anillo que pueda destruir,
Sólo quedó un trozo de papel donde esta mi nombre con tu letra...

Debiste ser tu,
Por la perfección de nuestro tiempo,
Por la belleza infinita que poseías en todo tu cuerpo,
En las dimensiones equilibradas de el,
Y por que yo era tuyo,
Sin serlo...

Pero caíste,
Como cae toda mujer,
Por el peso mismo que arrancó a la manzana del árbol....

No hay carta más triste
Que la que se le escribe a quien jamás la leerá....

No hay amor más triste
Que el que se le da a quien jamás lo recibirá...

No se si estes viva,
Tu fuiste la primera en hacerme percibir cosas,
Aunque tus ojos no se leían,
Tenían el poder dominante de  mandar sobre mi...

Unas semanas antes de separarnos,
Volviste a mirarme como antes
Y entonces supe que faltaba poco,
Así que no falte ni un sólo día
Ni nada me importaba,
Sólo verte....

El último día fue largo,
Pasabas frente a mi repetidamente,
Y tus ojos mandaban,
Pero ya habías roto algo en mi,
Algo que sigue roto aún
Y que han roto aún más...

Hasta que los dos nos dirigimos a la puerta,
Te vi desde la otra acera
Llore por ti como nunca antes lloré por nadie,
Era una época hermosa,
Por que configuraste al ser más hermoso que existe,
Me diste un sol inigualable,
Me vestiste de negro
Y te lloré bajo mi virgen
Que se movio cuando te perdi
Y te amé siete años más,
Como Lo merecías...

Aún hoy paso seguido por aquel lugar
Donde nos vimos por última vez,
Y siempre pienso en ti,
A veces sonrió como si estuvieras ahí,
Y no se que fue de ti,
Un día seguí a una chica pensando que eras tu
Y no la pude alcanzar,
Me encerré todo el día,
Recordándote,
Pero hace mucho deje de soñarte,
No te percibo,
Esperó que estes bien,
Que hayas sido muy Feliz,
Y que si algún día nos encontramos,
No te acerques a mi,
Sólo mirame como aquel tiempo en que así fui tuyo,
Cuando tus ojos dominaron mi vida,
Cuando en la escuela a los 20 años
Me convertiste en The Sunblackure,
El amor hermoso de la Princesa,
A la que llame en tu tiempo; ANMI...

Antunez,
Nuñez,
Marina,
Isolda...

La tercera configuración de la Princesa...



The Sunblackure...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.