domingo, 11 de agosto de 2013

Frente al mar





Frente al mar



tengo tantas ganas de estar frente al mar,
a solas
y platicarle,
decirle de ti...

caer sobre la arena y llorar,
sujetarla inútilmente entre mis manos,
gritar tu nombre muchas veces...

tengo tantas ganas de estar frente al mar,
a solas
y que nadie me vea llorar
decirle de ti...

de nuestro verano perdido,
de las cartas por el adiós,
de todo...

tengo tanto de que hablarle...

y mientras le hablo,
 las olas cesan,
las aves callan
y hay tanto silencio,
que escucho mi respiración,
  mezclada con el llanto
 y mi  voz...

el me mira 
y llega suavemente hasta mis pies descalzos,
 consolándome,
como un padre solidario...

y entre el sueño que me ha vencido sobre la playa
lo he podido escuchar;
"¿en verdad la amas hijo?"
"¿en verdad estas desconsolado?"
"no debes ser grosero con ella"
"el sol es cortés con la luna",
"tierno",
"cálido"...

"cuando ella viene al día",
"el se viste de negro"
"y se coloca detrás de ella",
"para no opacar su brillo",
"signo de respeto y amor"...

y despierto,
 con las hermosas palabras de mi padre,
con la arena sobre mi piel,
y las olas volviendo poco a poco...

tenia tantas ganas de estar frente a ti,
a solas
y platicarte,
decirte de ella,
que supieras de ella...

¿cuando me llevaras contigo?
en el mundo ya no hay nadie para mi...

"aun no hijo"
"aun no"...




R......










1 comentario:

  1. Hace algunos meses estuve un largo rato junto al mar.

    Estuve allí, quieta, sin decir nada, tan solo escuchando su suave murmullo, ese quebrar de olas, ese vaivén monótono y cierto, ¡tan cierto como que un día desapareceré yo también, así como él desapareció!

    Pasé horas enteras, día tras día acudí a sus labios, que entonces fríos besaron suavemente mis piés.
    Levanté conchas, devolví una estrella de mar, recogí hermosos pedruscos y me llené los ojos de agua, de delfines huidizos y de focas...
    Descubrí que me entiendo profundamente con Él. Tan pleno de vida, amable y a la vez tan fiero y hostil.

    Leí lo que escribiste y fue como entender el mensaje no hablado de mi corazón.

    Gracias sunblackure... tienes un gran talento para desentrañar los misterios de los corazones ajenos por el reflejo manso de tu propio corazón.

    Buenas noches...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.