martes, 2 de agosto de 2011







El Beso de la Traición



Pues ahora esta aquí,
en mi mejilla,
rojizo y doloroso,
alimentado por la vanidad...

el cielo se desintegra,
 cae a pedazos,
en fragmentos,
coágulos de sangre...

y me besas......

ahora corro entre espesos ríos de furia,
extrañaba tus besos,
y la profundidad del océano,
pero llego la hora de irse...

los momentos de felicidad
y las horas de amor
se pierden en una sola frase,
no te enamores de mi...

es como hacer que el sol no queme,
el mar no ahogue,
una carta sin manos,
yo sin ti...

y me besas...

el ayer,
el hoy,
esta maldita maquina,
tu tan cerca y tan lejos...

yo fundido en cada frase,
el símbolo mirándome
y tu acercándote
para completar el beso...

y me besas...

pero tu siempre supiste que me dejarías,
sabias de la ruptura,
y de tus fotografías,
de tu instinto...

tu corazón esta lleno,
y tu mente te agobia,
no necesitas del sol,
ni eres la luna...

perteneces a otra historia,
tanto como yo no pertenezco a nada,
como el cometa,
perdido en el espacio....

entonces aparece tu cara
y en ella tus labios,
tu fatídica sonrisa,
que dibuja el beso...

aquel que portas dulcemente,
con el que asesinas,
llevándolo hacia mi,
sobre mi mejilla...

y me besas...

lo depositas en mi
y mi ser se concentra en el negro,
mi luz se apaga,
vuelvo a mi cueva...

mis lágrimas brotan poco a poco,
caen sobre mis manos que escriben,
mi amor ha sido devastado nuevamente
con el beso de la traición...

el desvergonzado Beso de la Vanidad...

que me corta desde lo profundo 
y derrite el efecto violeta de mi amor...

el día es invadido por la noche,
y me convierto nuevamente en el Lobo Sol,
que aullará por siglos,
hasta que vuelvas...

R......





















1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.