martes, 30 de agosto de 2011





La Cuenta Regresiva


cediendo,
cayendo,
desistiendo,
abandonando,
cuenta regresiva...

miro las ruinas de este mundo,
 dios sigue inconsciente,
el golpe de hace dos mil años perdura,
la traición y la mentira
sobre las ruinas de este mundo...

clemencia,
perdón,
indulto,
absolución,
cuenta regresiva...

miro los restos de mi vida,
dios continua desvanecido,
el beso de la traición perdura,
la ternura y el amor,
sobre las ruinas de este mundo...

pero entre las rocas encuentro tu fotografía,
mis manos sacuden su polvo con ansiedad,
mientras el humo que dejo la guerra,
opaca el brillo del sol,
en este planeta moribundo...

arden mis labios partidos,
las lágrimas por tu recuerdo hierven,
ya no hay conquistadores,
ni tierra por conquistar,
solo este ser furibundo...

que atesora tu fotografía,
entonces recuerdo la primera vez que robe un beso de ti,
dejando las armas a un costado,
arrodillado para tocar el suelo,
ese que sintió tus pasos...

y al caer una sola lágrima de amor por ti,
sobre este mundo moribundo,
el cielo fue limpiado de la niebla oscura
por un viento de huracán,
dejando en un cielo mezclado de día y noche,
 al sol y la luna en perfecto orden,
brillando con luz propia...

con el sismo y el verde cubriendo la tierra nuevamente,
dios consiente...

el mar volvió a la playa,
así como las aves cruzan entre las nubes blancas,
el mundo en perfecto orden,
brillando con luz propia...

Pintando,
dibujando,
coloreando,
trazando,
Dios consiente...

y tu sales de entre las olas del mar,
corriendo entre la espuma,
que en ocasiones te derriba sobre la arena dorada,
vienes mojada y salada,
riendo y llorando...

con tus ojos desesperados,
buscándome entre las palmeras,
gritando mi nombre,
y tirando tu cabello hacia atrás,
riendo y llorando...

pero yo siempre soy una sorpresa,
y llego a ti por tu espalda,
te detienes y sabes que soy yo,
y tus ojos se apoderan de los míos
mientras dios acaricia al sol y la luna...

juntos poblaremos al mundo,
construiremos naciones,
salaremos los mares,
lloveremos bosques,
y repetiremos nuestras sonrisas
en millones de seres felices
que jugaran sobre este mundo
bajo la mirada de un dios 
que seguirá en silencio
y solo de vez en cuando
se hará sentir
 con un eclipse
que nos llenara de amor absoluto
en la penumbra de unos segundos,
como aquellos donde mi generación se perdió
o como aquellos que parecieron horas
cuando te rapte toda una noche
y me hiciste el hombre mas feliz del mundo...

con la cuenta regresiva
que impulsa al sol negro
a exhibir este amor desesperado,
por unos ojos lindos,
inquietos y temerosos,
que tienes tu,
solo tu...

R......






















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.